miércoles, junio 14, 2017

Cuando se tiene un hijo...

(se tienen todos los hijos del mundo)

Algo tengo que hacer.


Mi sobrino vino a México por unos días de vacaciones, esas vacaciones las termine disfrutando más yo, esas vacaciones sin control de tiempo, de espacio, es más, nunca lo había visto jugar futbol y lo lleve a una escuela por dos clases gratis que yo terminé disfrutando más, creo que más que mi sobrino. Tenerlo aquí ha sido realmente relajado, me he sentido muy feliz por el simple hecho de disfrutar de su presencia, de abrazarlo, darle la bendición, llevarlo a pasear en carro, cocinar con el, que juegue con Avril y ella lo disfrute me ha hecho muy feliz pero mientras escribo esto siento un desconsuelo inacabable y mucha tristeza.


Venezuela sigue igual, sabemos que son muchos más pero en dos meses de protestas han sido 69 los asesinatos de venezolanos, jóvenes de la misma edad de mi sobrino, que salen a protestar y no regresan a sus casas, a recibir la bendición de sus mamás, el abrazo de sus seres queridos, a sus planes, en lugar de eso, yo he recibido con mi sobrino una mega dosis de la alegría de esos muchachos, de sus planes, de sueños de tanta energía y ganas de ser alguien pero en Venezuela no hay posibilidades para ver un futuro próspero o prometedor, por eso es que tengo la posibilidad de ayudar a alguien que quiere ser alguien, pero me pregunto por qué siendo Venezuela un país tan rico querer o buscar prosperidad tiene que ser lejos de la familia y de todo lo que se conoce? 


(Mito)


Te amo Mito.

Te amo hasta la N.

DTBS

No hay comentarios.: