martes, junio 24, 2014

Calvario nocturno.


En los momentos de angustia, aunque ya haya ido al médico y pasadas las horas los medicamentos no parecen funcionar aumenta la desesperación por no saber qué decisión tomar: o le sigo aguantando el malestar con lo que me dice mi intuición o simplemente la llevo a emergencia de un hospital privado (clínica) pero debo aclarar que la segunda opción ya la probamos mi hija y yo, y ya sabemos que en media noche o madrugada los médicos de emergencia venden la infinita gravedad de una enfermedad desconocida o la ignorancia en su máxima expresión, porque mientras se llenan los papeles de admisión a emergencia y llega el doctor de guardia el pasante de emergencia lo mejor que sabe hacer es tratar de inducir mayor presión para probarme-venderme máquinas o procedimientos que no vienen al caso... (todo eso pasa mientras se despierta el técnico de rayos x y éste se demora una media hora más) y cito "hay que hacerle un electro encefalograma" para la uña del pie izquierdo ó "en mis años de experiencia no había visto algo así; vamos a tener que internarla hay que operar". La medicina como la he conocido en este país significa un calvario, en extremos y no exagero, no hay cura ni vacunas para experiencias como estas pero lo más grave y para eso no hay fronteras, aunque hayan derechos para un paciente primero es considerado un CLIENTE.