martes, abril 29, 2014

Teléfonos brutos.

La distancia entre la realidad a lo que muchos inventan o asumen no es mucha, de hecho algunas veces brilla por su ausencia.
Tengo acumuladas dos actualizaciones de mi teléfono que para nada es inteligente, se han ido acumulando precisamente por poco espacio en la memoria, no quiero borrar la música, se borra toda, no existe un botón borre tal álbum o varias canciones pero termine borrando-sacrificando hasta whatsapp, skype, Viber, telegram, line y no recuerdo cuántas más app borre de fotos. El espacio que queda es en mg, gb no quedan. Lo cierto es que alguien pregunto-asumió que algo me pasaba... En lugar de mi teléfono que prácticamente estoy vendiendo, es a mi a la que le pasa algo, entonces yo solamente llegue a una reflexión:
Me salí de todos los chats y grupos de whatsapp que tenía con mi mama, hermanas, amigas, vecinas. 
Por salirme y borrar todas esas app dejaron de ser mama, hermanas, amigas o vecinas?
Cualquier otra pregunta o suposición que hagan voy a mandarlos por un tubo. 

Ups!!
Mentí, no son dos actualizaciones, mientras escribo esto llego otra iOS 7.1.1. Necesito espacio o vender este teléfono iPhone 5s, al que lo quiera comprar no le puedo pedir mucho. No es inteligente, es bruto y de frente. 

miércoles, abril 23, 2014

Redes Sociales.


No sé de donde es esta imagen o frase pero quien la escribió necesita con urgencia practicar el PerdónVirtual- Social 

viernes, abril 04, 2014

Yo tengo un sueño


"La sensatez puede ser recobrada…


 Por Laureano Márquez 

 Yo tengo un sueño… Sueño un país en el que la palabra “vida” sea un destino y no un azar.

Una tierra en la que salir una noche al cine sea un acto de liberación espiritual y no un riesgo. Yo tengo un sueño… Sueño un país en el que pensar distinto no me haga menos ser humano y donde los estudiantes estén leyéndoles poemas a sus novias tendidos en la grama de su campus y no tragando gases y viviendo cárceles. Un país en el que ser joven no sea un peligro.

Yo tengo un sueño… Sueño con calles que no me den miedo, con gente que no sea sospechosa, con plazas hermosas donde los ciudadanos se sienten a charlar frente a los últimos rayos vespertinos mientras los niños montan bicicleta, en vez de estar haciendo tres horas de cola a ver si consiguen dos litros de leche…

Yo tengo un sueño… Sueño mi país lleno de turistas que maravillados frente a nuestras bellezas, se vayan a sus casas hablando cosas buenas de nosotros y venga entonces más gente y los recibamos con amabilidad venezolana y que caminen seguros y se vayan con la certeza de que este es el lugar más hermoso del planeta…

Yo tengo un sueño… sueño con el discurso de los estudiantes convertido en futuro y esperanza, con el orgullo de sentir que, si esta sociedad los produjo así de hermosos, debe darles también la posibilidad de que esa inteligencia se vuelva destino…

Yo tengo un sueño… Sueño a mi hija enamorándose y casándose en esta tierra y dándome nietos con los cuales ir a ver una obra de teatro infantil en el parque del Este, en medio de pájaros, árboles y rostros que me sean familiares. Donde llegar a viejo no sea una tragedia, sino una razón adicional para una felicidad llena de respeto y seguridad.

Yo tengo un sueño… Sueño mañanas hermosas, despreocupadas, sin desayunos salpicados de angustia, donde uno tenga muchas cosas en que pensar más allá de la desazón de padecer un gobierno; un país en el que tenga la certeza de que quien conduce nuestros destinos trabaja para la construcción de algo parecido a eso que llaman el bien común, que democracia, justicia y libertad no son solo palabras de diccionarios especializados.

Yo tengo un sueño… Sueño con un país lleno de cines, teatros, cafés, flores en las calles, libros, muchos libros, mercados callejeros, tiendas de antigüedades, congresos de filosofía, concursos literarios, exposiciones dominicales, museos de arte, bibliotecas públicas, bautizos de novelas, recitarles de poemas… Yo tengo un sueño… Yo quiero volver a sentir que somos posibles, que esto no es más que una equivocación de la historia, que la sensatez puede ser recobrada…Yo tengo un sueño.

(Hasta Martín Luther King lo dijo en inglés, i have a dreams)

jueves, abril 03, 2014

Indiferencia democrática

Hemos sido tan indiferentes, hemos callado tanto con nuestra indiferencia que no me extraña que el país esté como este. El mayor problema que como nación estamos enfrentado no es la delincuencia o la escasez o la falta de insumos médicos, etc, el régimen durante todos estos años de lo único que se ha aprovechado no ha sido sólo de las riquezas que aporta nuestro petróleo, se ha aprovechado también nuestra indiferencia, 

Ese grave problema es lo que ha llevado al país al punto en que se encuentra ahora, con tanta carestía sobretodo de soluciones porque nunca se lo exijimos con la misma fuerza de hoy . Poco a poco con todos los poderes concentrados en un mismo bando se pudo democratizar la actual dictadura, desde donde el difunto pudo dedicarse a proliferar su odio en cadenas y con tanto dolor ese mismo odio hoy lo cosechan los jóvenes venezolanos, los estudiantes que desde niños y adolescentes lo escucharon sin haber votado por esta dictadura de facto hoy son ellos quienes detienen una tanqueta con barricadas y guarimbas, pero a ese régimen no lo detiene ninguna muerte, de eso se alimenta, odio.

 Esta lucha no es sólo de ellos, los estudiantes y a ellos se han sumado otros sectores, las mujeres, madres, monjas y religiosos, ancianos pero no han sido suficiente, la democracia que pedimos nos hace insignificantes, el mayor engaño en que ha caído este régimen es creer que con cada elección ganada el pueblo escogería también la dictadura como única forma de gobierno. 

Puede ocurrir como ya pasó un terremoto en otro país y es cuando este régimen lamenta esas muertes  pero a las víctimas de su  propio golpe de estado ni las menciona, no las toma en cuenta, las ignora y mientras en la Asamblea Nacional se baila joropo en nuestras calles sigue la orden de dispersar y matar a quienes se quieren acercar a Miraflores, el régimen ofrece dialogar pero con gases lacrimógenos de por medio mientras la poca comida que se consigue aumenta de precio, la capta huellas se convertirá en el requisito principal para la tarjeta de racionamiento y la gasolina aumentará también, 


A los colectivos, la guardia y la policía los premia y a los que estén manifestando por el 350 (desconocer este régimen) los trata como a criminales y todo el peso de la ley o la muerte misma cae sobre ellos. 

La ley no es justa si funciona sólo de un mismo lado y la impunidad es el mejor pago que recibe quien actúa a la sombra de la ilegalidad. Esta dictadura que vive Venezuela se ampara sólo en la violencia rampante de sus calles, este régimen usa terrorismo de estado, ha armado a los colectivos quienes quieren sembrar el miedo por medio de los incontables hechos violentos que vive a diario todo el país, este régimen con tanto cubano que tiene al mando de puestos estratégicos compro el silencio de las FANB, a la policía misma que según creíamos eran "agentes del orden público" de ahí en más no hay más que ineptos y huérfanos de cerebro. No doy por ganador a los hechos impunes que celebran los guardias o los colectivos, tampoco apuesto a la actual dictadura que se cree ganadora por haber matado inocentes, doy por ganadora POR AHORA, por hoy y sólo hoy a la desfachatez de un ser tan despreciablemente cínico y enfermo de poder como para creer que en 5 años o menos va a ordenar al Consejo Nacional Electoral  llamar a "elecciones de gobernadores, alcaldes, consejales o presidenciales" para luego ordenar al tribunal supremo de justicia que diga quien ganará cada elección, si desde ya y aunque no estamos en año electoral Venezuela escogió la democracia como forma de gobierno aunque este régimen le cueste aceptarlo.






Descansa Venezuela donde quiera que te  agarre un gas lacrimógeno o los perdigones, las balas de los colectivos, de la guardia o de la policía.